London 2.0 – Invierno en Sandalias

Me declaro fan absoluta de esta ciudad. Repetimos por segunda vez, cuatro días. Cuatro maravillosos días, en lo que lo más importante era intentar verlo todo. Digo intentar, porque esta ciudad es tan grande, con tantas cosas, que creo que para verlo todo necesitas más de una semana, dos o seis meses.

Pasear por las calles más transcurridas, dejarte llevar por la gente. Perderte por ellas.


Pararte un segundo. Así, en seco. Cerrar los ojos, y pensar: que se pare el tiempo aquí, justo aquí. Ni más ni menos. Aquí.


Coger el metro. Bajarte en una parada totalmente distinta. Y sí, sigue siendo Londres. Así es. Distinta; maravillosa.


Pasear por South Bank. Ver el día y la noche. Meterte por los rincones de siempre y descubrir cosas nuevas.

Entrar en sus museos y admirar maravillas. Por dentro y por fuera.

Volvería una y mil veces más. Sí, magia. Esa es la palabra.


Perdernos. Lo más importante. Pero perdernos con amor.