Banoa se escribe con K de Kattalin. Ella es la razón por la que nos encanten sus piezas llenas de mimo y cariño. Hechas a mano, cada una de ellas son únicas. Diseños elegantes, modernos y sencillos, piezas capaces de enamorarnos a más no poder. Empezó en su ganbara y ahora tengo la suerte de verla crecer. Sus creaciones son amor. Puedo decir que cada una de las piezas que hace, dedicándole tiempo, están llenas de cariño y felicidad.

Ella es arte. Ella es Banoa.

Defínete. 

Me veo en continuo cambio y con muchas ganas de ver y hacer. No voy a decir lo típico, que sería: una chica alegre, sensible, insegura, con carácter; porque todo eso varía según con quién y qué te cruces. Creo que lo soy, pero como a todos nos ocurre; el día, el momento y las nuevas circunstancias que vivimos, hacen que descubramos diferentes facetas y reacciones.

Cómo empezó todo.

Todo comenzó con la necesidad que tenía de mancharme las manos. No contenta con la situación laboral que tenía hace año y medio, decidí que era el momento de darle un pequeño giro al asunto, sin ningún objetivo claro ni definido, necesitaba meterme en mi espacio y en mí. Por mucha vergüenza que me diera, veía que me encontraba en la misma situación que muchos de mi alrededor y me dije a mí misma: “¿por qué no? Siempre has querido y nunca te has atrevido…”. No quería quedarme con la sensación de “¿Y si?… ¿y si no?…”.
Y ahora me encuentro con que a la gente le gusta y aprecia lo que voy haciendo. Con muchas ganas de tirar para adelante, salga o no salga, desde el punto de vista comercial. No dejaré de crear, aunque sea para mí. No tendré la sensación de podrías hacer esto y no lo haces. ¡Lo hago en la medida que puedo y listo!

Lo que más te satisface.

Que al fin me he lanzado y confío. Hay días en que puedo, si quiero puedo. Muchas veces no sé cómo, pero ese camino también es interesante.
Me satisface también ver que la gente quiere un pedazo de tu creación en su espacio personal.
Las miradas cuando cogen las piezas en la mano o simplemente las observan es de las mejores cosas.

Un sueño.

Intento no vivir ni en el pasado ni en el futuro. Tampoco tengo un sueño muy marcado, me dejo llevar y vivo el momento, pero me encantaría poder hacer de BANOA algo sólido, pero sin presión, y poder vivir de la creación con mis manos, es lo que más me llena. En este sistema en el que vivimos es un pelín complicado, pero quiero creer que no imposible. ¡Así que a seguir para adelante!

_1_2_3_4_5_6_7_8_9_10

 

4 diciembre, 2016

Comments

Deja un comentario